Atrévete a Citar: Mary Shelley

El mundo era para mí un secreto que deseaba adivinar.

En esta nueva entrada perteneciente a la sección Atrévete a Citar, hoy hablamos sobre una autora del siglo XIX cuya novela más importante, Frankenstein o el Moderno Prometeo, ya es una vieja conocida entre nosotros, un clásico de los clásicos, dentro de la literatura gótica y universal. Se trata de Mary Wollstonecraft Godwin, más conocida por su apellido de casada, Shelley.

Mary Shelley nació en 1797, fruto del segundo matrimonio de la escritora feminista Mary Wollstonecraft con un filósofo y periodista inglés de clase acomodada. Dado que su madre murió al poco tiempo de darla a luz, Mary fue criada junto a su hermanastra —hija de Wollstonecraft y su anterior marido— por su padre biológico. Ambas crecieron recibiendo una educación mucho más elevada de lo que era habitual en la época, sobre todo para una mujer, y Mary en concreto, se mostró muy interesada acerca de lo que su padre tenía a bien enseñarle. Con él mantuvo una relación bastante cercana hasta que los asuntos del corazón se interpusieron entre ellos.

Estamos ligados por tenues vínculos a la prosperidad o a la ruina.

Después de uno de sus numerosos viajes a Irlanda —donde pasó muchos veranos de su infancia junto a una familia conocida— Mary conoció al poeta Percy Shelley del cual se enamoró perdidamente. No obstante, su padre no aprobó su relación y tampoco su matrimonio; y se negó a prestarles ayuda cuando la pareja se vio sin dinero.

Mientras ambos, Mary y Percy, pasaban unos días junto al poeta Lord Byron y su médico Polidory —autor de El Vampiro, obra donde tiene lugar la primera aparición de este personaje en la Literatura Universal— en un balneario de Ginebra surgió el pasatiempo de escribir historias de terror ya que una fuerte tormenta les impedía salir al exterior. Fue allí donde Mary Shelley concibió los primeros trazos de su historia que más tarde se convertiría en su obra maestra, Frankestein o el Moderno Prometeo.

Ten cuidado, porque no tengo miedo y eso me hace poderoso.

Dados los ideales que estaban plasmados en esta novela así como el hecho de haber sido escrita por una mujer, provocaron que su publicación fuera bastante complicada de llevar a cabo. En un primer momento, Percy se hizo pasar por el verdadero autor para conseguir que una casa editorial aceptara el trabajo tras haberle hecho una serie de “arreglos”.

No deseo que las mujeres tengan más poder sobre los hombres, sino que tengan más poder sobre sí mismas. 

El final de la vida de Mary Shelley estuvo plagado de desgracias. Tras perder a su primer hijo a causa de la malaria, su marido también enfermó y murió joven. Mary y su segundo hijo, Percy Florence, se mudaron numerosas veces y finalmente, tras padecer enfermedades de todo tipo, Mary Shelley murió a los cincuenta y tres años.

Siempre se habla de ella haciendo referencia a su gran obra que muchos habréis leído, pero lo cierto es que también escribió otros títulos como Mathilda (1819) o El último hombre (1826) no tan conocidos. En mi opinión y aunque no he leído ninguna otro libro suyo, creo que es imposible desligarla del Doctor Frankenstein y su monstruo, a pesar de que la manera en la que este relato ha pasado a la historia haya distorsionado la visión que esta autora quiso imprimir en su novela. Lo que las películas de cine han transmitido, esa criatura de piel verde con tornillos en el cuello, no tiene nada que ver con la historia en realidad. Por eso os animo a leer esta obra y conocer un poco más a su autora 🙂

Os adjunto los links a las fuentes que he consultado para realizar esta entrada, aunque la mayoría ha sido de propia cosecha puesto que ya había investigado sobre la historia de Mary Shelley cuando leí su novela:

Para terminar, una última cita de esta mujer que ha pasado a la historia como una de las autoras más importantes de toda la historia:

Qué extraña cosa el conocimiento… Una vez ha penetrado en la mente del hombre, se aferra a ella como la hiedra a la roca.

Anuncios

5 pensamientos en “Atrévete a Citar: Mary Shelley

  1. Hola!! Estoy intentando comentar en tu post pero no hay manera… 😦 De todas formas, felicidades por tu entrada. Me encanta Mary Shelley y me encanta que haya gente a la que le gusten tanto los clásicos!

    Un beso, Mercè

    Me gusta

    • ¡Hola, Mercè! Perdona pero a veces wordpress da error en esto de los comentarios. Además, tengo seleccionada la opción de pasar por aprobación antes de publicarlos y en muchas ocasiones no aparecen hasta pasado un rato. Me alegro mucho de que te haya gustado la entrada. Coincido contigo en que Mary Shelley es una gran autora y su obra me encanta 🙂 Un beso

      Me gusta

  2. Hola!
    Me ha gustado muchísimo esta entrada. Mary Shelley me tiene totalmente fascinada, tanto por sus obras como por su vida en general. De hecho tengo en mi blog varias entradas dedicadas a ella y sus obras.
    Tienes razón en que es completamente imposible separarla de Frankenstein y yo creía que ninguna de sus otras obras podría siquiera acercársele, pero cuando leí Mathilda me sorprendió gratamente. También es una obra muy controvertida pero completamente diferente a Frankenstein, te la recomiendo mucho.
    Un beso ^-^

    Me gusta

    • ¡Hola! Pues me apunto tu recomendación. La verdad es que para mí con Frankenstein, Shelley dejó el listón muy alto, pero tengo ganas de leer alguna otra obra suya y comprobar si efectivamente el resto de sus novelas están a la altura. Un beso!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s