LDA: La fiebre del bloguero

zanahoria

A veces tengo la sensación de que las personas estamos perdiendo nuestra capacidad de hacer algo por el simple motivo de querer hacerlo, y me da mucha rabia. Muchísima. Me pone de muy malhumor porque parece que ya no podemos, no sabemos poner en marcha la maquinaria de nuestro esfuerzo sino es a cambio de algún tipo de recompensa; una recompensa que, por supuesto, vaya más allá de la satisfacción propia, del sentirse orgulloso y a gusto con el trabajo realizado por uno mismo, porque, seamos sinceros, ¿eso a quién le importa?

Leer más

LDA: Cuesta abajo y sin frenos.

La literatura juvenil no está pasando, digamos, por su mejor momento. No obstante, el hecho de que al mismo tiempo esta se encuentre en el punto más alto de popularidad y apogeo que jamás haya alcanzo a lo largo de su corta historia representa un nuevo ejemplo, por desgracia uno de tantos, de que, por lo menos en nuestra sociedad, calidad y éxito no van de la mano.

Leer más

LDA: Releer, ¿tiempo ganado o tiempo perdido?

Una de las cosas por la que más se critica a la sociedad occidental es el hecho de que en nuestras ciudades, da la sensación de que todo el mundo tiene prisa. Y, bueno, esto es verdad. Vivimos con un constante miedo a malgastar nuestro tiempo, y hacemos bien, porque es de las cosas más preciadas que tenemos. Hemos de pensar cuidadosamente en qué lo invertimos porque, como se suele decir, el tiempo es oro. Pero, ¿qué hay de la lectura?

Leer más