The Book’s Face: Saga de Los Lobos de Mercy Falls

No sé cómo puedo tener esta sección en el blog y no haber publicado esta entrada antes; es simplemente un pecado no mencionar la saga de Los Lobos de Mercy Falls hablando sobre ediciones bonitas. Hoy, le pongo remedio a esto.

Escrita por la estadounidense Maggie Stiefvater, esta serie consta de cuatro libros: tres —Temblor, Rastro y Siempre— que tratan el principal arco argumental de la saga y un cuarto libro, Perdido, que hace las veces de spin-off centrándose en un personaje que en un principio apareció como secundario pero al que al final la autora decidió dedicarle su propia novela. Aquí podéis leer la sinopsis de la primera parte de la saga, Temblor. 

Cuando el amor te hace temblar en otoño es mejor que el invierno no llegue nunca: las primeras nevadas pueden arrebatarte a quien más deseas.
Hace años Grace estuvo a punto de morir devorada por una manada de lobos. Inexplicablemente, uno de ellos, un lobo de intensos ojos amarillos, la salvó. Desde entonces todos los inviernos Grace se asoma al bosque y, desde la distancia, lobo y chica se observan.
Cuando llega el calor, la manada desaparece y, con ella, “su lobo”. Pero este año, Grace deseará que el invierno no llegue y que el otoño dure para siempre. Ha conocido a un chico, se llama Sam. Es un tipo normal, salvo por sus ojos.

No quiero detenerme demasiado en el argumento de la saga puesto que eso lo haré en la reseña correspondiente que pronto podréis leer aquí en el blog —estoy preparando una entrada conjunta para poder tratar los tres libros de la saga principal a la vez. No obstante sí me gustaría comentar un par de detalles que pueden influenciar a la hora de hablar de su portada, edición y demás. En primer lugar, hay que decir que, como se puede apreciar ya en la sinopsis, el clima y concretamente la temperatura son elementos más que importantes dentro del argumento en relación con… ciertos personajes.

Es por eso que, como primer detalle de esta asombrosa edición publicada por la editorial SM, si observamos las portadas de los libros con detenimiento, somos capaces de identificar cada una de ellas con una estación concreta del año: invierno, primavera, otoño y verano, en ese orden —no están en orden, como os he dicho el último libro no es continuación de los otros, sino que cuenta una historia a parte. Sin embargo, haciendo referencia únicamente a los tres primeros libros, Temblor, Rastro y Simpre, encontramos una clara relación entre las estaciones elegidas para las portadas y el argumento de la obra en concreto; algo más allá del simple hecho de que la historia transcurra en verano o no , no voy a desvelar mucho más.

Por otro lado, como ya os habréis imaginado, los lobos conforman un pilar fundamental en la trama de esta historia y en torno a ellos gira en esencia esta saga. La sinopsis ya nos deja entrever que estos lobos no son animales normales y corrientes; por si aun no nos había quedado claro, a lo largo de la cubierta de los libros encontramos dibujados en relieve y sin color —lo cual no los convierte en spoilers a la vista de cualquiera— detalles y figuras que una vez podamos conectar con la historia, adquirirán un significado especial. Yo me dí cuenta de esto la segunda vez que leí la saga, así que voy a abstenerme de describir estos dibujos por si no resultan tan obvios. O igual sí lo son y todo esto es cosa mía…

En cualquier caso, felicito a la editorial por el fantástico trabajo de edición realizado con estas novelas, tanto en el exterior, como ya he comentado, como en el interior. Si alguna vez tenéis la oportunidad y os cruzáis con algún ejemplar de cualquier libro de la saga, por favor, abridlo. La distribución de capítulos, los detalles vegetales a lo largo de las páginas… todo tiene un acabado magnífico que, algo muy importante, permanece en todo momento en armonía con la historia. De nada sirve una buena portada o una buena edición si esta no tiene nada que ver con la trama que el libro cuenta. En este caso, todo está en perfecta sincronía, hasta el más mínimo detalle, hasta los lugares donde han decidido dar intro en la sinopsis para hacerla parecer una poesía. Todo, como os digo, está ahí porque debe estar.

Sin duda, estas novelas entran por los ojos de cualquiera y si además, os gustan las historias fantásticas de este tipo, Los Lobos de Mercy Falls es vuestra saga. Concretamente recomiendo esta edición de SM de la que he estado hablando durante todo el post y que yo adquirí en España. Existen otras ediciones en lengua inglesa así como en otros países que en mi opinión no se acercan al reclamo visual que poseen las de SM, las cuales comparten diseño con las originales en inglés por la editorial correspondiente. No obstante aquí podéis encontrar otros modelos.

                       

En general, todas las novelas de esta autora, Maggie Stiefvater, cuya traducción ha corrido de mano de la editorial SM tienen portadas impactantes; algo que personalmente me gusta es el hecho de que respeten las novelas como tal y extiendan el diseño a lo largo de todas ellas de forma general en cada saga y particular en cada novela al mismo tiempo.  Hablaremos de ellas en otra ocasión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s