Alas para un corazón, David Almond

Michael no está de muy buen humor últimamente, se acaban de cambiar de casa y, de momento, no le gusta nada. Además, sus padres andan muy nerviosos porque su hermanita, que acaba de nacer, tiene que ingresar en el hospital aquejada de una grave enfermedad en su corazón. Por eso, Michael tiene mucho tiempo para investigar y es en el destartalado garaje donde encuentra a un extraño personaje, sucio y muy enfermo, que se alimenta de insectos. Afortunadamente, podrá compartir este secreto con Mina, su nueva vecina, una niña inquieta y muy despierta, que le descubrirá al poeta William Blake y le enseñará a ver la vida con otros ojos. Los dos alimentarán a su nuevo amigo, le conseguirán la comida china que tanto le gusta y la cerveza negra, pero también las pastillas para tratar su avanzada artritis. Entre los tres se establece una sólida amistad, una amistad que los une con unos lazos poco comunes… Al final, descubrirán cuál es la verdadera identidad de su misterioso amigo y, sobre todo, por qué está con ellos. Mientras, la hermanita de Michael se debate entre la vida y la muerte…

Antes de leer Alas para un Corazón, ya sólo por el título, me imaginaba la típica historia cursi que intenta ser profunda pero que no lo consigue, retratando el amor adolescente entre dos jóvenes estadounidenses. Vamos, todo un cliché. Más adelante, la sinopsis nos da una pista de que los tiros van otro sitio, nada de adolescentes ni amor a primera vista, eso desde luego; pero nada de lo que podamos pensar antes de leer este libro se asemeja a lo que en realidad encontramos en su interior, ya sea para bien o para mal —en mi caso, para bien. Publicada por primera vez en 1998 bajo el título de Skellig y reeditada por Nube de Tinta, esta novela escrita por el británico David Almond dirigida a los niños tiene, no obstante, mucho que enseñar a los mayores

.                                              

En efecto, la vida de Michael, nuestro protagonista, no es de color de rosa. La mudanza, el colegio y sus amigos son cosas secundarias porque lo que realmente le preocupa, a él y a sus padres, es la salud de su pequeña hermana recién nacida, a la que los médicos no dan muchas esperanzas de vida debido a sus problemas cardíacos. Él es aún muy pequeño y no comprende muchas cosas de las que sus padres hablan, pero le gustaría que le tuvieran más en cuenta, que no lo trataran como a un tonto: unas veces sobreprotegiéndolo y otras dejándolo de lado para atender a la niña. Michael es un niño inquieto e inteligente con ansias de independencia pero que sin embargo no sabe como echar a volar del nido exactamente, quizá por la forma en la que ha sido criado en casa o en la que ha sido educado en el colegio.

En esto difiere mucho de la otra protagonista de esta historia, Mia, una niña  de la misma edad que Michael que vive en la casa de al lado y que nunca ha ido a la escuela. Su madre la educa en casa, sin libros ni deberes. Cuando Michael descubre que en realidad se pasa los días dibujando pájaros y pintando y modelando barro, no puede entender cómo pueden llamar a eso aprender. Sin embargo, Mia es muy inteligente y espabilada, sabe un montón de datos sobre la evolución y poemas de Blake. Juntos, ella tan abierta a cualquier cosa y él tan escéptico y reacio a creer en lo que ella tiene  que enseñarle, hacen una curiosa pareja. Me recuerdan constantemente a la película animada de Spirit, el corcel indomable, cuando Lluvia  la yegua, se encarga de mostrar a Spirit cómo funciona en realidad el mundo a pesar de que este pensaba que lo conocía todo sobre él, no sé si me entendéis o la relación va ahí un poco pillada.

Pero a este equipo hemos de añadirle un último integrante, un personaje fuera de lo común en todos los sentidos, una criatura que habita en el garaje de Michael y que él descubrirá al principio con miedo y después con curiosidad. La relación que se establecerá entre Michael, Mia y su nuevo amigo tiene un toque singular donde se puede apreciar el sutil velo fantástico que envuelve Alas para un corazón. He de decir que a pesar de que no conocemos mucho de este personaje, del que no voy a dar más detalles, se ha terminado por convertir en mi favorito de toda la novela.

Michael en la adaptación cinematográfica de 2009 entrando en el garaje

Con este material, David Almond se las ingenia para introducir en una historia, aparentemente muy simple —cabe decir que el libro apenas si sobrepasa las doscientas páginas—, referencias aun millón de temas. Probablemente lo que más me ha gustado ha sido la crítica que realiza al sistema educativo, no de un país en concreto, como normalmente estamos acostumbrados a ver, sino en general, a la manera de enseñar que se nos practica en los colegios y también, por qué no, a la manera de aprender que tenemos nosotros. La historia de Michael inspira una ternura infinita, supongo, que se ve agravada por la pluma del autor la cual le infunde la inocencia propia de un niño. Escrita con un estilo directo —muchas veces gracioso precisamente por eso— pero a la vez cuidado, Alas para un corazón se lee de una sola sentada dejando tras de sí un muy buen sabor de boca y la sensación de que siempre, siempre se puede esperar un milagro.

My name is Mina, para aquel que le interese, es una especie de precuela que cuenta la historia de este personaje y su familia antes de conocer a Michael. Esta novela no ha sido publicada aquí en España, es decir, que no está traducida, pero según tengo entendido profundiza mucho más en el tema de la escuela y demás. Yo pienso hacerme con ella cuanto antes. Existe también si no me equivoco una adaptación cinematográfica de la novela principal, estrenada en 2009.

Anuncios

2 pensamientos en “Alas para un corazón, David Almond

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s