Atrévete a Citar: Albert Einstein

Todos somos muy ignorantes. Lo que pasa es que no todos ignoramos las mismas cosas. 

La entrada de esta semana, perteneciente a la sección de Atrévete a Citar, tiene una importancia especial ya que, a pesar de tratar de un personaje muy conocido como es el físico Albert Einstein, en este caso no tiene nada que ver con la literatura. 

Albert Einstein nació en la ciudad alemana de Ulm en 1879, aunque más adelante y tras mudarse primero a Munich, su familia se traslado definitivamente a Milán, Italia, donde pasó la mayor parte de su infancia. Tanto sus padres y como los profesores que le dieron clase en la escuela, definían al pequeño Einstein como un niño “taciturno” y “solitario”. Llegaron incluso a pensar que padecía algún tipo de retraso ya que al nacer, su cráneo resultó ser más grande de lo normal y comenzó a hablar muy tarde; concretamente, mientras cenaba con sus padres, a la edad de cinco años y sin haber pronunciado ni una sola palabra antes. Fue también a esta edad cuando apareció por primera vez el interés por al ciencia al quedar fascinado con la explicación que su padre le dio sobre el funcionamiento de las brújulas.

Lo importante es no dejar de hacerse preguntas.

La curiosidad que despertó en él aquel simple hecho fue probablemente lo que más adelante le empujó a estudiar ingeniería eléctrica. Sin emabrgo, tras suspender el examen que le daría acceso al título en la Universidad Politécnica de Zurich, decidió dedicarse a enseñar matemáticas y física en escuelas secundarias. Sobre este periodo —que abarca sus años en la enseñanza, hasta que definitivamente se doctoró en la universidad y comenzó a trabajar como becario— reflexionó profundamente a lo largo de su vida, llegando a interesantes conclusiones acerca de los sistemas educativos vigentes…

La educación es aquello que queda cuando uno olvida lo que aprende en el colegio.

A partir de 1905 su carrera se disparó. Tras la publicación de varios artículos que servirían de prólogo para su posterior y archiconocida Teoría de la Relatividad de 1916, Albert Einstein comenzó a adquirir relevancia en el mundo científico primero alemán y después internacional hasta el punto de recibir el Premio Nobel de Física en el año 1921. Además de físico teórico, también destacó como inventor. Uno de sus inventos más interesantes fue el de un frigorífico que incorporaba una bomba electromagnética y reemplazaba al existente sistema de gases (tóxicos) refrigeradores. Sin embargo, su colaboración esencial para la creación de la bomba atómica es probablemente la faceta de inventor más conocida de Einstein y por la que muchos le han tachado desde entonces; a pesar de que fuera un hombre que abogara siempre y en todo momento por la libertad, la democracia y la paz.

No sé con qué armas se luchará en la Tercera Guerra Mundial, pero sí sé cuales se usarán en la cuarta: palos y mazas. 

Siendo como es este hombre uno de los personajes más destacados de la Historia Universal, hemos de decir que su importancia puede únicamente equipararse a su estrafalaria y despistada personalidad la cual nos ha dejado infinidad de anécdotas que contar.

Escritorio de Einstein

 

Una que me ha resultado muy pero que muy graciosa tiene que ver con el chófer que Einstein contrató para que lo llevara a las conferencias que tenía que dar, cuando ya su Teoría de la Relatividad comenzaba a ser medianamente conocida. El conductor lo recogía en su casa, y tras llegar al destino en cuestión lo esperaba al final de la sala mientras el físico hablaba para después volver a conducir de vuelta. En cierta ocasión, Einstein le confesó el aburrimiento que le producía tener que repetir una y otra vez el mismo discurso en todos los lugares a los que iba a lo que el chófer respondió que de tanto oírle, sería capaz de reproducir su conferencia de memoria de todas las veces que lo había escuchado. Este hecho hizo tanta gracia al físico que decidieron por una noche cambiar los papeles: Einstein conduciría y el chófer se haría pasar por él. Como la cara de Einstein no era aún famosa y ninguno de los académicos que asistirían al meeting lo había visto antes, nadie se daría cuenta. Y de hecho así fue. El chófer repitió la conferencia de un tirón sin titubear. El problema se presentó cuando en la ronda de preguntas, uno de los presentes le planteó una cuestión cuya respuesta ignoraba. Así pues  y para no destapar el engaño, el chófer le dijo al intelectual: “Mire, señor, esa pregunta que usted me hace es tan sencilla de resolver que dejaré que mi chófer, que se encuentra al final de la sala, lo haga por mí”.

Por otro lado, como dato curioso, Einstein tuvo a lo largo de su vida numerosas nacionalidades —alemana, estadounidense, suiza entre otras—que fue intercalando puesto que vivió en distintos países. Una vez un periodista le preguntó acerca de qué repercusión hubiera tenido esto si después de todo sus teorías resultaran falsas. A todo esto Enstein respondió muy ingeniosamente, como ya nos tiene acostumbrados: “Si mis teorías resultan falsas, los estadounidenses dirán que soy suizo; los suizos que soy alemán y los alemanes que soy judío.”

Podría así enunciar muchas más curiosidades sobre Albert Einstein como por ejemplo que le encantaba tocar el violín o no usar calcetines ni ropa interior. Al margen de la indudable relevancia que sus teorías tuvieron y tienen hoy en día a nivel científico, no se puede negar que fue un hombre abierto y cultivado, digno de reconocimiento en todos los ámbitos, incluso en el de la literatura —dicho sea de paso, escribió varios libros de memorias y ensayos.

Aquí so dejo como siempre algunas de las fuentes que me han servido para redactar este artículo, aunque a decir verdad son infinitas las que tratan sobre la vida de Einstein:

Y para finalizar esta entrada, os dejo una de las citas que personalmente, más me han gustado:

¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s