La Vida de Pi, Yann Martel

Pi Pattel es un joven que vive en Pondicherry, India, donde su padre es el propietario y encargado del zoológico de la ciudad. A los dieciséis años, su familia decide emigrar a Canadá y procurarse una vida mejor con la venta de los animales. Tras complejos trámites, los Pattel inician una travesía que se verá truncada por la tragedia: una terrible tormenta hace naufragar el barco en el que viajaban. En el inmenso océano Pacífico, una solitaria barcaza de salvamento continúa flotando a la deriva con cinco tripulantes: Pi, una hiena, un orangután, una cebra herida y un enorme macho de tigre de Bengala. Con inteligencia, atrevimiento y, obviamente, miedo, Pi tendrá que echar mano del ingenio para mantenerse a salvo mientras los animales tratan de ocupar su puesto en la cadena alimentaria y, a la postre, tendrá que defender su liderazgo frente al único que, previsiblemente, quedará vivo. Aprovechando su conocimiento casi enciclopédico de la fauna que habitaba el zoológico, el joven intentará domar a la fiera, demostrar quién es el macho dominante y sobrevivir con este extraordinario compañero de viaje.

La Vida de Pi es la primera novela del escritor canadiense Yann Martel y, a partir de hoy, sin duda uno de mis libros favoritos. En 2012, el estreno de su adaptación cinematográfica —una película dirigida por Ang Lee galardonada con 4 Oscar— hizo saltar a la fama a esta maravillosa historia que, a pesar de que ha terminado siendo alabada por la crítica, estuvo a punto de no publicarse, en 2001, dado que innumerables editoriales rechazaron su borrador.

Y es que a pesar de lo que su sinopsis da equivocadamente a entender, este no se trata de un mero relato de aventuras. Aún perteneciendo al género de ficción, esta novela es capaz de reflejar los aspectos más duros de nuestra realidad en una lectura que invita a la reflexión —con un peculiar ánimo introspectivo y muchas interpretaciones, podríamos decir— que no suele ser muy común en los libros de hoy en día.

De entrada, La Vida de Pi no tiene un inicio al uso. Las primeras páginas de esta novela nos introducen a un personaje, concretamente un escritor, que mientras realiza un viaje por la India escucha de la boca de un anciano una historia que le devuelve las ganas de escribir: una historia que hará creer en Dios a quién la lea. Este acontecimiento marca un punto de inflexión en la vida del hombre, que en un intento desesperado por saber más acerca de aquel asunto, decide trasladarse a Canadá con la intención de entrevistarse con Piscine Molitor Patel, el protagonista de tal asombroso relato. Una vez allí, descubre que aquel no es un hombre normal y corriente. Sus modales, sus costumbres, no son propias de una persona criada en este mundo, sino más bien de alguien que ha vivido y presenciado cosas impensables. Y lo cierto es que así es.

A partir de este momento, la novela da un giro y el lector se sumerge de lleno en la narración que Piscine —o más bien Pi, como suelen llamarle— relata al escritor, remontándose a su más tierna infancia, cuando vivía en la India con su familia. Allí, en la pequeña ciudad de Pondicherry, la familia de Pi regentaba un zoológico donde los rinocerontes y las cabras eran grandes compañeros y que, prácticamente, conformó el escenario donde Pi creció. Esta parte de la novela está construida a base de anécdotas y recuerdos que el propio Pi va enlazando uno a uno y que traen consigo toda una serie de emociones que le abruman a medida que revive esos momentos.

Suraj Sharma interpretando a Pi Patel en la adaptación cinematográfica de la novela (2012)

La ternura e inocencia de la que este fragmento esta impregnado contrasta, no obstante, con la segunda y principal parte del libro en la que se describe el naufragio que sufrió el barco en el viajaba la familia Patel, junto con algunos de sus animales, rumbo a Canadá. En el momento en el que Pi se descubrió solo en medio del océano Pacífico, todo su mundo se vino abajo. Además, por si fuera poco, acompañándole en el bote salvavidas al que logró subirse, se encontraban varios animales y entre ellos, Richard Parker, un macho de tigre de Bengala. Como os podéis imaginar, a partir de este momento la supervivencia se convierte en el objetivo imprescindible del joven Pi que, no obstante, he de aclarar, no es el nuevo Robinson Cruose ni mucho menos. Viajando a la deriva a bordo de su pequeña balsa, la soledad y la desolación se alzan como su peor enemigo; mientras que el miedo a Richard Parker que en un principio no le permitía ni dormir, se convierte en lo único que le mantiene a salvo.

Imagen de Richard Parker sacada de la adaptación cinematográfica de La Vida de Pi (2012) y hecha por ordenador

Sin embargo, esta extraordinaria aventura no sería la misma de no ser por la pluma de Yann Martel. Empleando un lenguaje sencillo pero profundo, al autor consigue dotar con una personalidad única todo aquello sobre lo que escribe, dando lugar a citas extraordinariamente buenas. Debo mencionar que es cierto que en algunas ocasiones, aparecen ciertas palabras rebuscadas o que incluso proceden del hindú; sin embargo, la propia lectura explica su significado a través del contexto o remitiendo a un pequeño glosario al final de las páginas en las que vienen definidos los términos extranjeros —al menos en mi edición, de Austral Editorial, así es.

En definitiva, La Vida de Pi es una novela maravillosa con una historia que emociona, y un mensaje  de esperanza. Os recomiendo leerla con tiempo y con cariño, disfrutándola por encima de todo porque realmente merece muchísimo la pena. Siento que me estoy dejando muchas cosas en el tintero, pero lo mejor será que las descubráis por vosotros mismos.

Anuncios

2 pensamientos en “La Vida de Pi, Yann Martel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s