ORGULLO Y PREJUICIO – JANE AUSTEN

La gran casa de Netherfield Park tiene a un nuevo inquilino: el señor Bingley, un joven atractivo, rico y… soltero. La señora Bennet está encantada, pues su deseo más ferviente es encontrar un buen partido para sus cinco hijas. Pero a Elisabeth, la más rebelde de las hermanas, quien de verdad le interesa es el señor Darcy, un joven arrogante y misterioso.

Es una verdad mundialmente reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa.

Así comienza esta famosa novela escrita por Jane Austen en el siglo XIX. Sí, habéis leído bien, en el siglo XIX.. Impresionante, ¿verdad? Siempre que leo clásicos me hago la misma pregunta, y es que no termino de comprender cómo es posible que este tipo de obras sigan consiguiendo deslumbrar a los lectores aún cuando ya han pasado más de doscientos años desde que vieron la luz por primera vez.

Sin embargo aquí está, Orgullo y Prejuicio, una de las joyas de la literatura universal y de la que probablemente ya habréis oído hablar, bien por sus innumerables ediciones o por sus adaptaciones a la pequeña y gran pantalla.

Tenía bastantes ganas de leer este libro por varias razones. En primer lugar porque últimamente me está dando por los clásicos y dado que no había leído nada de la época victoriana, Orgullo y Prejuicio me pareció el mejor sitio por donde empezar. Y en segundo lugar, tenía especial curiosidad por comprobar si realmente estaba a la altura de cómo lo pintaban.

Bien, pues tengo que deciros que, como era de esperar, todas las maravillas que hayáis podido leer sobre esta novela son completamente ciertas.

Todo el mundo en el condado de Hertfordshire sabe que el señor y la señora Bennet  tuvieron muchas suerte al ser agraciados con cinco hijas, todas atractivas y de buen ver. Sin embargo en su suerte reside también su desgracia, pues al ser cinco y todas mujeres, ninguna podrá heredar el patrimonio de su padre cuando este muera, y tanto ellas como su madre tendrán que ver cómo un primo lejano del que a penas han oído hablar se queda con todas sus pertenencias.

Así pues, desde el preciso momento en el que la señora Bennet es consciente de que ya no hay esperanzas de concebir un heredero varón, encontrar un buen esposo para cada una de sus hijas se convierte en su mayor obsesión. Es por eso que cuando el señor Bingley, un joven soltero y de cuantiosa fortuna, llega al vecindario, ella no pierde ni un sólo segundo en correr a presentarle a sus hermosas hijas. Lo que nadie se espera es que el nuevo inquilino traiga compañía, y mucho menos que esta se trate de la de un hombre tan distinguido y adinerado como el señor Darcy.

Darcy (Matthew Macfadyen) y Bingley (Simon Woods) en la película adaptación de 2005

Con este panorama se empieza a desarrollar una novela en la que he encontrado de todo: amor, secretos, mentiras, amistad… Aunque he de reconocer que las primeras 50 páginas se me hicieron algo pesadas, en el momento en el que ya estuve totalmente ubicada dentro de la historia y los personajes, todo fue coser y cantar mientras leía esta obra.

Sinceramente, me ha fascinado la manera que tiene Jane Austen de transportarnos literalmente al centro de una sociedad tan compleja y fascinante como es la de la época victoriana. Su facilidad para describir con todo lujo de detalles pero sin desconectar del todo con la trama nos revela la verdadera maestría con la que se desarrolla su pluma y su forma de escribir.

Sí que es cierto que algunas veces, especialmente en los diálogos, se me hacía un poco cuesta arriba seguir el hilo de los acontecimientos, ya que al unirse los discursos de media cara, con el lenguaje de la época, la condensación de información etc… era necesario releer algunos fragmentos. Aunque esto sea algo probablemente potenciado por el hecho de que la traducción de mi edición no es muy buena 😦

Aún así, he disfrutado mucho leyendo esta novela. Uno de los aspectos que quizá sea el que más me ha gustado son los personajes, y lo bien que están perfilados.

En primer lugar, tenemos a Elizabeth, la segunda hermana Bennet, la cual es nuestra protagonista. Se diferencia del resto de sus hermanas (Jane, Mary, Lydia y Kitty) porque en mi opinión es la única que tiene una personalidad aparte de la prefabricada por las apariencias. Tiene carácter, sabe cómo expresar sus opiniones. En resumen, no es como el resto de las chicas.

También cabe destacar a su madre, la señora Bennet. Ella encarna el papel de mujer fatal, preocupada en todo momento por demostrar que es mejor que los que la rodean, sin pensar en otra cosa que no sea en lo que el resto piensa de ella y su familia. Es uno de los personajes que utiliza la autora para criticar sutilmente y desde la ironía el funcionar de la sociedad inglesa de aquellos tiempos, y crear situaciones graciosas por lo absurdas que son.

Darcy (Colin Firth) y Elizabeth Bennet (Jennifer Ehle) en la mini-serie producida por al BBC en 1995

Peeeero… aunque todos los personajes tienen algo que llama la atención aparte del hecho de que están moldeados con mucho tacto… mi favorito no podía ser otro que el señor Darcy *suspira de amor*

Es orgulloso, arrogante, tímido y reservado. Al principio todo el mundo lo achaca a que se trata de un cascarrabias amargado con el que no merece la pena gastar el tiempo, pero con el paso de las páginas, experimenta una transformación alucinante. Aunque quizá sería más adecuado decir que lo que cambia es nuestra forma de mirarlo, así como la de nuestra protagonista 😉

No soy muy partidaria de decir eso de “si no has leído este libro, no eres un buen lector” pero la verdad es que Orgullo y Prejuicio no es una novela para que alguien se la pierda. La recomiendo a los amantes de lo romántico y de la historia porque ambos de quedarán muy satisfechos, tal y como yo me he quedado.

Anuncios

12 pensamientos en “ORGULLO Y PREJUICIO – JANE AUSTEN

  1. Ais es una historia muy bonita y de la que se pueden aprender muchas cosas. Me alegra haberle dado una segunda oportunidad porque la primera vez que leí el libro… Bueno, mejor no recordarlo jajaj un beso.

    Me gusta

  2. Hola.

    Este es uno de los clasicos que tengo apuntados en mi lista pero no me lanzo a leerlo, aunque ahora despues de haber visto la reseña, creo que definitivamente si lo leere. Gracias por la reseña

    Saludos.

    Eva de Palabras Efimeras – CDC

    Me gusta

  3. Un libro increíble, vale la pena leerlo es más creo que todo el mundo debe hacerlo. Por cierto vengo del blog Entre libros de ayer y de hoy y participo en la iniciativa CDC. Nos leemos, un beso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s